Search
  • teresamckee

Aligerase

Como probablemente ya sabrá, la atención plena es la conciencia en el momento presente tanto de nuestro mundo interior como de nuestro mundo exterior. Eso me ha estado causando un poco de problemas últimamente, ya que nuestro mundo exterior parece ser estar en un lío. En un buen día, puedo ver este lío desde la perspectiva de creer que está ocurriendo porque estamos atravesando una gran transición global y el cambio suele ser incómodo y a veces caótico. Otros días, lucho por no sentirme un poco angustiada.


Como si no hubiéramos encontrado suficientes desafíos en los últimos 18 meses, ahora mismo nos enfrentamos a un aumento en inflación, con precios disparados en una variedad de necesidades, incluyendo $5 por galón de gasolina, al menos aquí en el sur de California. Se habla de una oleada de covid en el invierno además de la temporada de gripe que se avecina. Evidentemente, el sarampión ha vuelto. Y, por supuesto, la crisis climática, la continua división política, la batallas en curso sobre los mandatos de vacunas y máscaras, y para colmo, escasez de material y mano de obra, todo convergen para crear algo parecido a una nube oscura sobre nuestras cabezas.


Así que algunos días, siento la tristeza y la fatalidad de todo. Se siente pesado en mi mente y en mi cuerpo. Esa sensación me impulsa a observar lo que está sucediendo en mi mundo interior, y puedo darme cuenta con bastante rapidez de que estoy permitiendo que mis pensamientos se vuelvan en un estado negativo y eso no me sirve a mí ni a nadie más.


Con frecuencia, es más fácil notar cómo nos sentimos en comparación con lo que estamos pensando, por lo que un par de veces al día, verifique y simplemente pregúntese cómo se siente. Si no es bueno, es un reflejo de lo que está pensando y indica que necesita tomar medidas para sacar esos pensamientos del lugar oscuro al que le llevan. Es su hora de relajarse.


Si bien soy una firme defensora de la meditación, cuando me siento un poco oscura o pesada, no siempre es la práctica más eficaz para mí. Primero necesito mejorar mi estado de ánimo para que mis pensamientos negativos arremolinados no interfieran con mi contemplación y hay varios pasos sencillos a seguir para lograrlo.


Primero, pruebe la música. Ponga algo de música alegre y escúchala mientras trabaja, o tal vez incluso baile unos minutos. Es un estimulante inmediato del estado de ánimo.


Hablando de baile, el ejercicio es otra excelente manera de mejorar su estado de ánimo. No solo mejora la salud física, pero nuevamente, nuestro cerebro libera dopamina cuando hacemos ejercicio y eso nos ayuda a sentirnos mejor.


Otro truco simple es la gratitud, de la que hemos hablado muchas veces antes como un componente clave para la atención plena. Incluso si las cosas parecen deprimentes, tan pronto como se concentra en aquello por lo que estás agradecido, su cerebro comienza a liberar hormonas que lo hacen sentir bien y sus patrones neuronales cambian a positivos.


Preste atención a lo que está viendo. Las noticias o leyendo anuncios negativos no lo harán sentir mejor. Encuentre algo divertido o inspirador para ver en su lugar.


Practique su fe. Los estudios demuestran que creer en un poder superior reduce el estrés, así que ore o asista a servicios religiosos, si eso es parte de su sistema de creencias.


Socializar. Nuestros cerebros requieren interacciones con otras personas para mantenerse saludables. Mientras que muchos estan afuera viviendo la vida como en los días previos a la pandemia, muchos aún no lo están. Una de las peores cosas que podemos hacer cuando nos sentimos pesimista es permanecer aislado, así que extiéndase y salga, al menos un poco. Para algunos, esto es un problema de salud y, si ese es el caso, tome las medidas necesarias para minimizar su riesgo. Si esta incómodo conociendo gente en persona, entonces haga el esfuerzo de socializar en línea, pero con personas que conoce, no extraños.


Si se queda confinado en casa porque ahora es un hábito, es hora de cambiar ese hábito. Puedes tomar pasos pequeños, pero esfuércese para salir a algo más que a la tienda de comestibles. Pruebe una cafetería y si estás en una área que no haga frio, puede sentarse afuera para comenzar o caminar por un espacio público como un centro comercial o museo. Muchos están luchando por volver al mundo exterior, pero es importante para nuestro bienestar, por lo que incluso si comienza poco a poco, le ayudará a volver a salir.


Haga algo creativo. Esto ilumina secciones de su cerebro que podrían haber estado durmiendo últimamente, específicamente en el hemisferio derecho del cerebro. Cuando estamos activando ambas mitades, nos sentimos más motivados e inspirados. Es la temporada, así que intente cocinar u hornear algo nuevo y diferente. No solo ayuda con la creatividad, pero los aromas que provienen de la estufa o el horno también lo harán sentir mejor.


Piense en un pasatiempo que le guste pero que haya abandonado o busque uno nuevo. He encontrado alegría durante la última semana en algo tan simple como una lata de aerosol. Mis macetas del exterior se veían cansadas y tristes, así que compré algunas latas de pintura en aerosol y revitalice las macetas, así como mi estado de ánimo con colores fuertes que se sienten brillantes y alegre.


Los días más cortos en esta época del año significan menos luz solar. Si es sensible a esto como yo, ahora es el tiempo para utilizar la luz artificial. Encienda luces adicionales o luces más brillantes en los interiores o exteriores para mantener su estado de ánimo de no ponerse sombrío. Y salga, aunque sea por un corto período de tiempo todos los días. Los estudios demuestran que esto eleva nuestro ánimo y es una solución fácil, incluso en climas fríos, por lo que literalmente podemos alegrarnos iluminando nuestro medio ambiente.


Haga algo por alguien más. Nuevamente, los estudios muestran que esta es una de las formas más rápidas de sentirse mejor. Actos de bondad al azar, acercarse a alguien que podría estar solo, ofrecerse como voluntario para una organización benéfica, ayudar a un vecino, ser mentor de un adolescente: las posibilidades son infinitas una vez que se proponga.



De hecho, para la mayoría es la temporada navideña y es una época del año en la que las personas pueden ser susceptibles a tristeza o depresión. Este año, eso puede estar más extendido a medida que luchamos con las preocupaciones de Covid o descubrimos que no podemos comprar ese regalo perfecto para alguien porque está sentado en un barco en algún lugar del oceano. Intente centrarse en el verdadero significado de los días festivos en lugar de la comercialización que hemos estado condicionado para perseguir. Pase tiempo con familiares y amigos, practique su religión, honre a sus ancestros, practique la gratitud: es la temporada para el significado y el propósito, si así es que lo elegimos. Si lucha durante los días festivos, practique la autocompasión y busque apoyo profesional si se siente deprimido.


Si encuentra que sus pensamientos están interfiriendo con su práctica de meditación sentada, intente cambiarla por un rato con meditaciones guiadas. La meditación de la bondad amorosa es un poderoso antídoto para sentirse triste y existe evidencia sustancial de que reduce la tristeza, la ira y la depresión, además de aumentar compasión por uno mismo y por los demás. O prueba una sesión de yoga riendo. Tan tonto como parece, realmente le hace reír y, a veces, todos podemos usar una buena risa, que a su vez libera esas sustancias químicas que nos hacen sentir bien de nuestros cerebros. Intente mover las prácticas contemplativas, como el tai chi o el yoga. Obtendrá los beneficios de ambos la atención plena y el ejercicio, un doble efecto de hormonas estimulantes.


¿Qué cosas simples de la vida le hacen sentir bien? Haga más de eso. Y juzgue menos. Recuerde que no es lo que pase que nos haga sentir mal, pero nuestro juicio sobre ese evento que lo hace. Práctica la observación neutral en lugar de juicio. Cuando note que está juzgando, etiquételo. Sólo diga "Juicio" o "estoy juzgando" en su mente. Haga preguntas para apartar su mente de los juicios, como "Yo me pregunto cómo les está sirviendo el comportamiento de esta persona ", o "¿qué podría estar sucediendo en sus vidas ahora para provocar ese comportamiento? " También puede buscar el humor en algunas situaciones.


La conclusión es que necesitamos relajarnos por dentro, a pesar de los desafíos que enfrentamos en el afuera. Si no es así, todo lo que estamos haciendo es aumentar nuestro dolor y sufrimiento, por lo que nos beneficia hacer el esfuerzo. Practicar la atención plena nos permite enfocarnos en el presente y esa puede ser la práctica más poderosa de todo durante momentos como los que estamos viviendo. En este momento, ¿está a salvo? esta respirando? Puede ser agradecido de que esté aquí? Mantenerse concentrado en este momento, el momento en que la vida realmente ocurre, reduce la capacidad del ego para catastrofizar lo que sucedió en el pasado o lo que podría suceder en el futuro. Aquí, ahora mismo, podemos recordarnos a nosotros mismos que estamos bien. Y luego ese momento se fue y nosotros tendremos la oportunidad de concentrarnos en el nuevo momento. Todavía aquí, todavía respirando, todavía bien.


El Día de Acción de Gracias está a la vuelta de la esquina y quiero agradecerles. Estoy muy agradecida de compartir este espacio con ustedes y agradecida de que trabajemos juntos para hacer del mundo un lugar más consciente. Eso me da esperanza e inspiración y eso es un regalo y una bendición.


Alegrémonos y disfrutemos unos de otros, seamos compasivos con nosotros mismos y con los demás, y recuerde que sean cuales sean nuestras circunstancias, estas pasarán. Nada es permanente y si podemos recordar eso, nos convertiremos en seres más ligeros, menos agobiados y más capaces de celebrar cada momento a medida que llegan.


0 views0 comments

Recent Posts

See All