Search
  • teresamckee

¿Atención Plena sin Meditación?

Si bien la atención plena es una práctica bastante popular en estos días, muchas personas quieren volverse más consciente sin meditación. Creo que la meditación es una práctica vital en sí misma para llevarnos a un estado de conciencia interior y no sólo continuaré practicándolo, sino que también continuaré animando a otros a encontrar una práctica de meditación que les funcione para ellos. Sin embargo, realmente creo que el mundo sería un lugar mucho mas mejor si todos fueran conscientes, por lo que siempre estoy buscando ejercicios, actividades e información sobre cómo desarrollar habilidades de atención plena que no necesariamente incluyen la meditación.


La meditación simplemente no es para todos e incluso hay una pequeña parte de la población que experimentan una reacción negativa con hacerlo. Entonces, encontrar técnicas alternativas para fortalecer la atención plena beneficia tanto a quienes no pueden o no disfrutan de la meditación como el camino principal para hacerlo.


Tuve una conversación con Kristen Manieri, profesora certificada de atención plena a través de la Asociación Internacional de Maestros de Atención Plena. También es entrenadora certificada de hábitos a través de la Academia Tiny Habits bajo la dirección del científico del comportamiento de la Universidad de Stanford, BJ Fogg. Además de ser escritora y entrenadora, Kristen es la presentadora del podcast 60 Mindful Minutes, que se lanzó en el 2017, y ha producido entrevistas inspiradoras y estimulantes con más de 130 autores. El nuevo libro de ella, Better Daily Mindfulness Habits: Simple Changes with Lifelong Impact, está lleno de consejos útiles para aumentar la atención plena.


Según Kristen, el cerebro humano está diseñado para la inconsciencia y la atención plena, y por lo tanto las fuerzas actúan simultánea y continuamente. Están las partes inconscientes del cerebro que miran automatizar nuestros comportamientos consistentes para que una mayor parte de nuestra existencia pueda dedicarse al control automatico, conservando así energía para otras actividades neuronales. Y luego están los partes conscientes del cerebro que se deleitan en el ahora, como cuando saborea una puesta de sol y se vuelve enamorado del arrullo de un bebé.


Ambas partes del cerebro son importantes y beneficiosas, pero la mente automatizada, o la que produce inconsciencia con el propósito de supervivencia y eficiencia, a menudo tiene demasiados rebanadas de pastel. Pero aquí está la buena noticia: puede aprender a cambiar las tornas y dar la mente consciente más de lo que le corresponde. De hecho, puede aprovechar el poder de la automatización de la mente para crear hábitos y rituales que inunden su vida con presencia, compasión y perspicacia.


La atención plena es una herramienta poderosa para mantenerse calmado, centrado y estable, pero a veces, los pensamientos pueden vagar por su cuenta. Mejores hábitos diarios de atención plena ayuda a los profesionales de cualquier nivel entrenarse para enfocar la mente y mantenerse en el camino. Sus prácticas simples están diseñadas para pegarse, orientando la atención al presente incluso durante los días de mayor actividad.


Kristen sugiere que, en lugar de dedicar períodos de tiempo a una práctica formal, mire sus hábitos existentes y agregue una práctica de atención plena a esos. Hacemos tantas cosas habitualmente, como cepillarnos los dientes, conducir nuestros coches, o comer. Simplemente haciendo una pausa por un momento antes o después de cada de esas actividades y concentrarnos en nuestra respiración puede comenzar a fortalecer nuestras habilidades de atención plena.


Kristen compartió algunos otros consejos de su libro, incluyendo cómo ser más consciente en nuestras relaciones. Ella sugirió que hay dos preguntas que podemos hacerle a los demás, si es a nuestra pareja, un amigo, un compañero de trabajo, incluso un niño, que inmediatamente profundizará la conversación de lo típico, "¿cómo estuvo tu día?"


La primera es "¿Qué quisieras que yo supiera sobre tu vida?" Esto abre un espacio para que alguien piense en lo que es lo suficientemente significativo como para compartirlo con otro y elimina la respuesta típica a algo como "¿cómo estás?" en mucho más que una respuesta de "bien".

La segunda pregunta es "¿Por qué cosa le gustaría ser reconocido?" Esto le da a una persona la oportunidad de compartir algo por lo que les gustaría ser apreciados, lo que puede revelar algo que no sabíamos, desde lavar los platos por la 500ª vez hasta lo ser un amigo confiable. Seamos realistas, con frecuencia damos por sentado a las personas o decimos "gracias" sin ningún significado detrás de las palabras. Esta pregunta abre espacio para mucha comunicación valiosa.


También señaló el valor de practicar la atención plena en el trabajo, considerando que pasamos la mayoría de nuestros días trabajando, y ese trabajo puede ser mucho más que un cheque de pago. Trabajo es por lo general, donde nos sentimos más desafiados, por lo que proporciona un entorno para el crecimiento si elegimos aprovechar esa oportunidad. El trabajo nos da el espacio para notar nuestro estrés, para que podamos practicar respondiéndole con atención plena. Cuando somos conscientes en el trabajo, también somos más creativos, que solo nos beneficia en nuestras profesiones. Kirsten señala que cuando trabajamos frenéticamente a lo largo del día para marcar básicamente nuestra lista de tareas, no nos detenemos a considerar si algo es realmente urgente, realmente importante o si realmente debe hacerse. La atención plena nos permite discernir mejor, lo que da como resultado un uso más eficiente de nuestro tiempo y, en última instancia, mejora nuestra productividad.

También enfatizó la importancia del ritual para demarcar el trabajo de nuestra vida personal, especialmente si trabaja desde casa. Ella sugirió establecer qué horas trabajará y cuando llegue el final de la jornada laboral según su horario, deje de trabajar. Para obtener que su mente coopere con eso, necesita un ritual que envíe el mensaje al cerebro que el trabajo está terminado por el día. Para muchos, ese solía ser el viaje a casa desde el lugar de trabajo, pero si trabaja desde casa ahora, puede crear un nuevo ritual. Algunas ideas simples incluyen apagar la computadora, cambiarse de ropa, dar una vuelta por la cuadra o iniciar una tarea personal regular, como preparar la cena. A medida que el cerebro aprende que este ritual es el interruptor del trabajo, disfrutará de que su vida laboral no se filtre en su tiempo personal.


Realmente aprecié el mensaje de Kristen de que no tenemos que esforzarnos para ser conscientes en todo momento del día, pero podemos elegir tener varios momentos conscientes en su lugar. La vida pasa en esos momentos, por lo que vale la pena el esfuerzo de comenzar una práctica y seguir agregándole a el.


Hasta la proxima vez. Podemos vivir una vida mejor y crear un mundo mejor. Todo lo que se necesita para comenzar es un momento presente en la atención plena.

0 views0 comments

Recent Posts

See All