Search
  • teresamckee

Es Hora de Desacelerar

Últimamente me he estado deslizando un poco hacia un comportamiento sin sentido, así que tuve que dedicar un tiempo a abordarme compasión esta mañana. Hay períodos de tiempo en los que la vida se vuelve abrumadora y me olvido de tener cuidado de mi mente. No me di cuenta de que me estaba resbalando esta mañana, cuando descubrí que reservé el día equivocado para reunirme con mi hija y mis nietos. Estaba tan irritada conmigo misma al principio, pero después reflexione sobre lo que realmente está sucediendo. Y ahí fue cuando me di cuenta de que había permitido que se arrastraran demasiadas obligaciones y estoy abrumada. Si esto también le sucede a usted, recuerde que es al darse cuenta que hace que estemos construyendo nuestros músculos de atención plena.



Estoy haciendo muchos malabarismos con el trabajo en este momento, además de las tareas administrativas tediosas que requieren mucho tiempo como renovar pólizas de seguro, revisar o renovar contratos, renovar mi propia certificación de facilitadora de meditación y trabajo en cuestiones de cumplimiento normativo. Cosas emocionantes, no. Pero encima de todo eso, tengo una construcción importante en mi patio, así que me interrumpe el ruido, las preguntas o decisiones que deben tomarse sobre la que esta sucediendo.


He mencionado antes que nuestros cerebros no pueden realizar múltiples tareas, solo pueden cambiar de tarea. Y rebotando desde los contratos hasta los talleres, la construcción y los problemas de seguros, esto esta claramente sobrecargando mi cerebro. Acabo de tener una sesión de coaching con alguien que está abrumado y fue fácil para mí sugerirme con compasión porque además de todo el caos que creamos en nuestras vidas, nuestra tendencia cuando estamos abrumados es criticarnos a nosotros mismos y presionarnos aún más, lo que simplemente no funciona. De hecho, necesitamos hacer lo opuesto y reducir la velocidad.



Sobrecargar nuestras mentes no aumenta la producción, si no que disminuye la calidad. Entonces, con eso en mente, sé que necesito reducir la velocidad, a pesar de que se acercan los plazos. No necesito tomarme una semana libre ni nada tan drástico como perder mis plazos. Solo necesito tomar un pequeño respiro, ir más despacio, recordar de disfrutar de lo que estoy haciendo. Necesito reducir la velocidad para poder cuidar y prestar atención a lo que estoy haciendo. Y yo necesito reducir la velocidad lo suficiente como para prestar atención a mi cuerpo, ya que está empezando a protestar demasiadamente.


Todos podemos pensar con mucha más claridad cuando estamos tranquilos y centrados. Practicar la atención plena nos ayuda enormemente en ese esfuerzo. Suena contradictorio reducir la velocidad cuando esta demasiado ocupado, pero sé que al hacerlo, mejora enormemente no solo cómo me siento, sino también lo que produzco. Si se siente abrumado, pruébelo para experimentarlo por si mismo. Tómese una media hora más o menos solo en ser, no hacer. Despues regrese a las tareas que tiene entre manos y observe la diferencia en cómo se siente.


También he tenido que practicar seriamente la paciencia durante el último mes y, honestamente, ha sido un poco agotador para mí. El proyecto del patio trasero se retrasó un par de meses, se puso en marcha, se retraso de nuevo debido a la escasez de material, se puso en marcha de nuevo y ahora, no se puede completar por otro mes debido a otra escasez de materiales. No es el proyecto real el que requiere tanta paciencia de mí, pero todo estaba tan desordenado y francamente sucio.


Mis muebles del exterior están apilados en las esquinas del jardín. Tengo una paleta de adoquines en la entrada de mi casa. Tengo pilas de ladrillos y piedras andantes en varios lugares alrededor del patio. Tengo dos toneladas de arena donde la yarda solía ser, soplando por todos lados con la más mínima brisa. Tengo cajas de varias cosas esperando ser instalados o usados ​​esparcidos por dentro y por fuera. Tengo aserrín y clavos y trozos de materiales usados por todo el lugar. Tengo otras dos toneladas de tierra apiladas en mi patio delantero, también soplando. Y por supuesto, el polvo y la arena se infiltran en la casa a diario.


No soy una fanática de la limpieza, aunque prefiero un espacio limpio al lo sucio, pero es el caos de esta situación que se crea en mi mente que requiere tanto esfuerzo de mi paciencia. Me siento irritada cada vez que tengo que pisar sobre cosas, agacharme debajo de las cosas, dar vueltas y, desafortunadamente, tropezarme con frecuencia con las cosas. Me siento frustrada porque no puedo comenzar mi próxima parte del proyecto, colocando adoquines, hasta que los contratistas hayan terminado con su parte. La irritación aumenta porque también tengo que pasar por encima de latas de pintura y cojines de muebles de exterior apilados en mi estudio, y cada vez los montones de cojines se caen mientras trato de maniobrar alrededor de ellos para llegar a mi escritorio.


Además de todos estos irritantes físicos, y cual es mucho más importante, no puedo mantenerme concentrada por ningún tiempo en la que estoy trabajando. Al igual que los montones de papel visibles cuando se trabaja, todas los montones de otras cosas distrae mi mente. Es posible que haya escuchado el adagio de que un espacio desordenado produce una mente desordenada. Ciertamente lo hace para mí y ahí es donde la autocompasión vuelve a entrar en juego. Necesito reconocer que esta situación es inquietante para mi mente y en lugar de reprenderme por haberme distraído, necesito ser amable conmigo misma y tratar de aceptar lo que es.


A veces es muy difícil practicar el aspecto de la atención plena que es la aceptación. Tenemos que hacer una elección consciente de hacerlo, lo que en sí mismo es difícil. No queremos aceptar que no tenemos el control. No queremos aceptar que no podemos tener las cosas como las queremos o cuando las queremos. Y no queremos aceptar sentirnos incómodos. Pero la verdad es que todas estas cosas que resistimos a aceptar son reales, y resistirlos no sirve de nada. De hecho, la resistencia solo crea mucha más incomodidad.


La elección que nos sirve mejor es practicar la aceptación y para lograr ese estado, simplemente tenemos que observar los eventos de la vida desde un espacio neutral. Me guste o no, no puedo controlar a los contratistas, no puedo controlar otros plazos, no puedo controlar la escasez de todo tipo de productos relacionados con la pandemia y no puedo controlar la cantidad de espacio que tengo disponible para apilar y almacenar cosas. Puedo aceptar que lo único que puedo controlar es mi respuesta a estos eventos. Puedo responder estando de mal humor y irritable y frustrada, o puedo responder aceptando lo que es y dejando ir mi necesidad de tratar de controlar lo que no está bajo mi control.


También puedo aumentar la compasión por mí misma porque esto es muy incómodo. Mi mente me está peleando. Siendo amable conmigo misma, dándome un respiro por mis errores y reconociendo que esto pueda no ser el mejor momento para esforzarme más, todo mi sistema puede comenzar a relajarse y apoyarme mejor. Luchar contra mi mente es agotador, así que también puedo recordar que a medida que mi agravio aumenta, si lo dejo ir desmarcado, no me sirve. Puedo hacer una pausa, respirar, perdonarme por cualquier error y dejarlo pasar.


Puedo tomar más descansos, dormir un poco más, aumentar mi ejercicio y concentrarme en la gratitud por lo que hago y para lo que será un hermoso patio más tarde. Puedo reducir la velocidad para poder estar más en paz mientras sea más productiva. Solo requiere paciencia y aceptación. Mucha paciencia y aceptación.


Considere su propia vida ahora mismo. ¿Hay situaciones que le provocan malestar y a las que resiste aceptar por lo que son? ¿Está luchando contra su propia mente, provocándose más estrés? Estamos viviendo en tiempos inusuales, donde la vida todavía no es normal, donde todavía estamos lidiando con mucha ansiedad por transiciones y donde no tenemos mucho control sobre los eventos que ocurren. Quizás le vendría bien un poca de autocompasión también. Una buena dosis mas de paciencia y aceptación para ayudarlo a pasar estos tiempos.


Hasta la próxima vez. Manténgase sano, sea amable con usted mismo y con los demás, y recuerde estar presente en la atención plena.


Que tenga una semana maravillosa.



[Rotura de segmento: timbre]


Si está buscando un cambio de carrera y está considerando ser entrenador de coaching, o si necesita aumentar sus habilidades de liderazgo y mentororia de su personal, consulte nuestro Programa de Certificación de Coaching Dinámico. Todo es en línea y a su propio ritmo, por lo que incluso si está trabajando actualmente, es una experiencia manejable pero gratificante para completar. Puede encontrar más información en nuestro sitio web.


Y asegúrese de visitar la página de nuestro club de lectura para encontrar un montón de recursos para el desarrollo personal y de liderazgo, así como los últimos libros de los autores que entrevistamos en este programa. Vaya a www.work2liveproductions para comenzar a mejorar su vida hoy.


0 views0 comments

Recent Posts

See All