Search
  • teresamckee

Fatiga Sobre La Pandemia

El virus está volviendo a explotar en Europa, lo que resulta en nuevas rondas de cierres en un esfuerzo por contenerlo. Aquí en los EE. UU., el virus está aumentando en 40 estados. A medida que nos acercamos a los 8 meses de varias formas de restricciones aquí, puedo sentir la caída de energía y motivación en las personas durante reuniones por video y sesiones de coaching. Definitivamente lo estoy sintiendo yo misma.

Dos nuevas frases en nuestro léxico ahora son Zoom Fatigue y Pandemic Fatigue, que en español se refiere a la fatiga de conferencias sobre video en Zoom y la fatiga sobre la pandemia. La fatiga es cansancio extremo como resultado de un esfuerzo o enfermedad mental o física. Para la mayoría de nosotros, el esfuerzo físico probablemente no sea el problema. Pero la tensión mental que estamos sufriendo definitivamente se está mostrando.



La fatiga del zoom no es tan difícil de resolver, por lo que podemos comenzar con eso. No estamos condicionados a estar frente a la cámara todo el día, mirando una pantalla. La solución comienza con descansos más frecuentes, sesiones abreviadas y actividades más interactivas en línea. Creo que es muy importante reconocer que reunirse virtualmente no es lo mismo que reunirse en persona, por lo que no podemos simplemente imitar lo que hacíamos antes. Debemos tener cuidado al programar reuniones virtuales consecutivas también. La gente necesita levantarse, moverse, alejarse y tomarse un descanso mental entre reuniones. Yo Creo que esto también puede estar contribuyendo a los desafíos en las escuelas con aprendizaje virtual. Nosotros no podemos simplemente trasladar el plan de estudios del salón de clases a la computadora. Los niños no pueden mantener la concentración y compromiso hora tras hora mirando una pantalla. Tenemos que ser creativos y encontrar nuevas formas de comunicarnos, enseñar y conectarnos en un mundo virtual. Creo que terminaremos con todo tipo de programas e invenciones innovadoras a medida que resolvemos todo esto, pero mientras tanto, podemos hacer estos pequeños ajustes para aliviar nuestra fatiga virtual de conferencias sobre video zoom.

La fatiga sobre la pandemia o de cuarentena es un problema mucho más grave. Los expertos de salud creen que la última explosión de nuevos casos en Europa se debe a que la gente está cansada de vivir en estas condiciones o porque han relajado su vigilancia porque los casos cayeron tan bajo. En el EE. UU., los expertos tienen sentimientos contradictorios sobre por qué estamos aumentando en casos nuevamente. Algunos dicen fatiga sobre la pandemia, otros dicen que por abrir negocios y escuelas demasiado pronto, algunos dicen que proviene de familias extendidas que se reúnen ... como todo en este país, nunca hay una respuesta clara a casi nada. Independientemente, lo que todos tenemos que hacer es estar alerta a nuestro bienestar físico y mental.


Nuestro instinto natural es resistir o negar la incomodidad. Simplemente estamos conectados de esa manera. Pero que lo que suele hacer eso es solo intensificar nuestro nivel de sufrimiento. Se necesita mucho esfuerzo para tratar de ignorar emociones difíciles, regular nuestro enojo o frustración, evitar mirar nuestros propios comportamientos o condiciones externas. Parece mucho más fácil reprimir esos sentimientos incómodos, volvernos enojados y culpar a otros por nuestras circunstancias y simplemente ignorar lo que está pasando en nuestras mentes y nuestro medio ambiente. Sin embargo, en última instancia, esto puede tener un costo sustancial en nuestra bienestar.


Las raíces de la atención plena provienen de la filosofía del budismo, que incluye tres marcas de existencia que creo que es muy apropiada en este momento. La primera marca es que pasan cosas malas y ocurre el sufrimiento. ¿Qué podemos hacer? Podemos recordar que el sufrimiento es parte de la vida. Es inevitable y, por lo tanto, no sirve de nada resistirlo.


La segunda marca es que todo cambia. Nada es permanente. Nuestros cuerpos, las amistadas, los alrededores, los pensamientos y las emociones siempre están cambiando. Sufrimos innecesariamente cuando nos aférrmos firmemente a las cosas buenas y criticamos las cosas malas. ¿Qué podemos hacer? Podemos recordarnos a nosotros mismos que podemos estar en una situación difícil en este momento, pero eso no siempre será el caso.


La tercera marca es que hay muy poco en la vida realmente acerca de nosotros y no somos la causa de palabras o acciones de otras personas. ¿Qué podemos hacer? Cuando alguien nos ataca, podemos ver que esto no es personal. El virus no es personal. Las respuestas del gobierno y los líderes no son personales. El comportamiento de otras personas no es personal.

Un enfoque consciente para manejar nuestro malestar es la aceptación. Para superar cualquier contratiempo, primero tenemos que aceptar que existe. Simplemente aceptando la realidad de nuestras circunstancias puede ser un paso increíblemente productivo. Podemos gastar mucha energía resistiendo algo, ya sea interno, como una emoción difícil, o un factor externo, como una pandemia global. Si pensamos que algo nos traerá alegría o miseria, no sabemos realmente qué es lo que va a pasar. Llamamos a algo malo, llamamos a algo bueno. Pero en realidad no lo sabemos porque nunca tenemos toda la información involucrada y no podemos predecir el impacto futuro de lo que está sucediendo ahora mismo. La aceptación no significa condenar, estar de acuerdo o agradar a un situación. Es simplemente reconocer la realidad de una situación. Lo que sea que haya sucedió. No podemos deshacerlo.

Nuestra reacción a un evento a menudo nos causa el mayor daño. Puede dejarnos preocupados reproduciendo eventos y conversaciones en nuestra mente, o estancados y molestos por lo que está sucediendo. No podemos avanzar hasta que aceptemos la situación. Vivir nuestra vida más vital implica aceptar la realidad tal como es y trabajar con lo que sea que nos haiga traído.


Con esta aceptación llega la comprensión de que la vida todavía está llena de puntos de elección. Si alguien lo está tratando mal, acepta que esto está sucediendo, pero tiene la opción de responder. Si encuentra racismo u opresión, la aceptación no significa que apruebe el comportamiento, ni que tiene que tolerarlo, sino sólo que reconoce que está ocurriendo. Si está experimentando molestias por la pandemia o los cierres, la aceptación no significa que le gusta. La aceptación significa que no crea más incomodidad tratando de resistir la circunstancias, pero en cambio céntrese en mantener su salud y bienestar a través de la experiencia. La aceptación nos ayuda a llegar más rápido al punto de elección, en lugar de perder tiempo negándolo, racionándolo o resistiendo lo que es.

Nuestra primera experiencia de dolor y sufrimiento proviene de un evento en sí. Algo pasa y tenemos dolor emocional o físico debido a ello. La pandemia causó dolor o sufrimiento a mucha gente. O el cierre de negocios causó mucho dolor e incomodidad. Ese es el evento

que tenemos que aceptar por lo que es y no hay forma de evitar el dolor o sufrimiento resultante.


Pero los humanos hacemos algo gracioso. Agregamos un segundo nivel de dolor y sufrimiento. Viene a nosotros a través de la historia que desarrollamos sobre el evento, donde nuestra mente toma los hechos básicos de la situación y va un paso más allá para sacar conclusiones y hacer inferencias. Vamos al pasado y obsesionamos con culparnos a nosotros mismos o con la falta de justicia. Nos quejamos. Vamos hacia el futuro a un lugar de miedo, ira, inseguridad, preocupación, ansiedad y depresión. Reflexionamos sobre lo que podría pasar. Nos juzgamos con dureza y sacamos el dolor de nuestras dificultades emocionales.

Hacer una pausa para desempacar esa segunda capa de dolor puede ayudarnos a trabajar con nuestras mentes y disminuir estrés innecesario. Hacemos eso desarrollando conciencia de nuestras respuestas condicionadas y mediante el desarrollo de nuestra resiliencia y flexibilidad para cambiar nuestras respuestas.


Ya contamos con estas habilidades y ya hemos hablado de cómo fortalecerlas. Pero si nosotros no aceptamos de primero la situación, tal como es, y después practicamos la conciencia de sí mismo para identificar cómo estamos reaccionando en nuestras mentes, no tendremos un punto de partida para mejorar nuestra circunstancias.

La buena noticia es que podemos mejorar nuestro bienestar. Podemos optar por centrarnos en lo positivo, pero aceptando que los sentimientos y eventos negativos también son muy reales. Podemos practicar la autocompasión cuando surgen esos sentimientos negativos, explorar suavemente nuestras emociones y nuestros pensamientos de una manera no críticante. Podemos concentrarnos en nuestras fortalezas. ¿Cómo hemos manejado otros difíciles situaciones en el pasado? ¿Cómo hemos salido de un funk antes de los eventos actuales que estamos experimentando? ¿A quién podemos acudir en busca de apoyo? Pedir ayuda cuando la necesitamos es una fuerza poderosa.


Hay varios pasos simples y basados ​​en evidencia que podemos tomar cuando sentimos que nos deslizamos por una espiral emocional negativa. El ejercicio es una solución sencilla. Los estudios indican que media hora de cardio es tan eficaz como una prescripción de Zoloft. La gratitud, también. Tengo que seguir repitiendo esto porque mucha gente piensa que suena demasiado fácil. Si se concentra en tres cosas por las cuales está agradecido todos los días, las investigaciones muestran que puede aumentar su estado de ánimo en tan solo dos semanas. Comer también dormir lo suficiente mejorará su estado de ánimo.


Los estudios indican que hay múltiples efectos negativos al ver las noticias, por lo que otra solución simple es dejar de ver o leer las noticias. ¡Y sin ver puras noticias negativas! De nuevo, se que lo he dicho antes, pero nos atrae la información negativa, por lo que es fácil deslizarse y mirar horas de noticias sin darnos cuenta de lo que estamos descargando en nuestro cerebro. Ojalá haya escuchado nuestro reciente podcast sobre los efectos negativos de las redes sociales en nuestra sociedad y esta reduciendo eso también.

Finalmente, necesitamos socializar. Estamos programados para eso y creo que esto puede ser uno de los impulsores más fuertes del "mal" comportamiento que estamos viendo propagado por el virus. Socializar en una plataforma virtual no se siente lo mismo que abrazar a una persona de ninguna manera, pero tenemos que aceptar nuestra circunstancias por lo que son en este momento. Sea creativo. ¿Qué puede hacer con amigos o familiares por la computadora? ¿Jugar juegos? ¿Tiene un tratamiento de spa en casa? ¿Mirar una película juntos? ¿Comer juntos? ¿Y en persona? ¿Tal vez puede reunirse con un amigo en un parque donde puedan charlar aunque estén físicamente distanciados? ¿Qué tal dar un paseo con alguien? Instale sillas de jardín en la cochera y visitar a los vecinos? Estar con otras personas nos hace sentir mejor, así que conviértalo en una prioridad.

Al final, para hacer frente a nuestra situación de forma eficaz, tenemos que estar con nuestras emociones, en lugar de huir, apisonarlas o reprimirlas. Tenemos que aceptar que la vida es difícil, ahora ¿es verdad?, pero como nada es permanente, esto pasará. Necesitamos tomar todas las medidas que podamos para apuntalar nuestra salud mental y física que nos ayudará a superar todo esto ya sea más rápido o en mejor forma una vez que haya terminado.

Tara Brach, psicóloga estadounidense, autora y proponente de la meditación budista, utiliza el acrónimo RAIN (que se deletrea como R-A-I-N en ingles) como una herramienta fácil de recordar para practicar la atención plena y la compasión utilizando cuatro pasos:

R, que es el primer paso, es reconocer lo que está sucediendo y aceptarlo por lo que es.

A – que es el segundo paso y es permitir que la experiencia esté ahí, tal como es.

I—el tercer paso que es investigar con interés y cuidado. ¿Cómo se siente dentro del cuerpo?

N—y el paso final que es nutrir con compasión propia. Piense en cómo hablaría con un amigo o un niño pequeño quien estaría sintiendo esos sentimientos.


Puede tomarse su tiempo y explorar estos cuatro pasos como una meditación independiente o moverse a través de los pasos cada vez que surjan sentimientos desafiantes. Ella ha guiado meditaciones en su sitio de web si está interesado en explorarlo mas en www.tarabrach.com (barra diagonal)rain (r-a-i-n).

Dedique algún tiempo durante la próxima semana a notar las molestias. Note que su instinto es alejarse de ellas y, en cambio, vea si puede sentarse con esa sensación incómoda al menos por unos pocos minutos. Trate una meditación de los cuatro pasos de RAIN y agregue incluso una de las técnicas que acabamos de cubrir en su rutina diaria para observar cómo se siente después de hacerlo. No es una ciencia exacta. Solo necesitamos dedicar un poco de tiempo y atención a dónde van nuestros pensamientos para que podamos dirigirlos en una mejor dirección.

Que tengas una semana maravillosa con presencia en la atención plena.

2 views0 comments

Recent Posts

See All