Search
  • teresamckee

¿Se esta cayendo el cielo?



Me desperté esta mañana sintiéndome con muy poca energía y, por falta de una palabra mejor, pues “bla.” El cielo gris y sombrío, encendí las noticias locales para ver como iba a estar el tiempo, y en lugar de, escuché sobre el tiroteo de Daunte Wright en Minnesota y las protestas resultantes, en la calle de abajo desde el palacio de justicia donde se está llevando a cabo el juicio por la muerte de George Floyd, seguido de una gran cantidad de malas noticias de todo el mundo. Apagué la televisión, para no meterme la cabeza en la arena, pero para que mi mente se concentre en algo productivo en lugar de girar en una espiral de peor estado de ánimo.


Basado en conversaciones durante las últimas dos semanas en nuestros talleres, tanto con los miembros del personal como con los líderes, está claro que los niveles de ansiedad siguen siendo altos para muchos y los estados de ánimo se mezclan. Ansiedad por el virus y las vacunas, miedo a regresar a los lugares de trabajo, preocupaciones por no tener un lugar de trabajo al que regresar, nerviosismo por el regreso de los niños la escuela y el agotamiento por la confusión sobre el equilibrio entre el trabajo y la vida para muchos, parece estar causando daño en este momento.


Creo que gran parte de esto está relacionado con la fatiga. Tenemos fatiga de Covid, fatiga de cambio, fatiga de zoom, fatiga por la injusticia social, fatiga política y, bueno, solo fatiga en general como resultado de vivir con tanta incertidumbre durante más de un año. Pero si nos permitimos quedarnos en esto estado de ser, es un ciclo sin fin que no mejorará.


Nuestro estado de ser se basa en gran medida en nuestro procesamiento cognitivo. Tenemos un pensamiento. Que el pensamiento influye nuestros sentimientos o emociones. Esos sentimientos influyen nuestro comportamiento. Y esos comportamientos influyen nuestros pensamientos. Ese ciclo crea nuestro estado de ser. La clave para criar nuestro estado de ser comienza con nuestros pensamientos.


Si permitimos que nuestros pensamientos automáticos, que todos tenemos, florezcan sin control, tendremos un problema. Todo lo que tenemos que hacer es encender las noticias y presenciar la violencia actual contra los de raza negra y asiáticos, la corrupción política y la división que parece no tener fin, el aumento de la delincuencia que está explotando en casi todas partes y el número de casos de Covid que tambien estan aumentando, y los pensamientos negativos que experimentamos dan como resultado sentimientos de consternación, miedo o ansiedad, resultando en comportamientos influenciados por esas emociones.


Pero podemos optar por controlar esos pensamientos negativos antes de que comiencen el siguiente ciclo y crear nuestro estado actual de ser. Lamentablemente siempre hemos tenido corrupción política, violencia, discriminación y delincuencia. Si bien Covid puede ser un virus nuevo, pero ciertamente no es el primero de causar enfermedades generalizadas y la muerte. Tener una visión a largo plazo no cambia los eventos, pero nos permite ganar perspectiva y darnos cuenta de que el cielo no se cae. El mundo siempre ha sido lleno de luchas y contiendas. La diferencia principal entre el presente y la historia más antigua es que podemos ver todos estos eventos en los medios de comunicación las 24 horas del día. En el contexto del historiado de la gente humana este es un fenómeno nuevo. Además, las noticias negativas venden, ya sea en dinero o número de seguidores, por lo que no vemos que en general, los eventos positivos que ocurren en el mundo supere lo negativo.


Creo que he mencionado esto antes, pero es la mejor analogía que he escuchado, que es lo que sucede después de un accidente de avión. El accidente obtiene una cobertura continua, con todos los detalles terribles repetidos y imágenes horribles mostradas una y otra vez. Pero nunca ha habido una noticia sobre los 100,000 (cien miles) de aviones que llegan a sus destinos en todo el mundo de forma segura todos los días. Uno contra 100,000 (cien mil) y el uno del accidente qu obtiene toda la cobertura.



Por supuesto, no estoy diciendo que los temas de las noticias no sean importantes, como el tiroteo de policía en Minnesota, el juicio actual por la muerte de George Floyd, la reciente oleada de delitos de odio contra los asiáticos, o la propagación del virus y nuevas preocupaciones sobre una de las vacunas. Pero si permitimos que nuestros pensamientos automáticos asuman que todo es horrible en el mundo, todo el tiempo, no tendremos la capacidad de pensar o tomar acciones que puedan hacer que el mundo sea mejor. Si permitimos que nuestro estado de ser permanezca en uno de miedo, odio o pavor, somos impotentes para contribuir con cualquier cosa hacia las soluciones.


La atención plena nos ayuda a fortalecer nuestra capacidad para notar nuestros pensamientos automáticos. Una vez que nos damos cuenta de ellos, podemos cambiarlos. Suena simple, pero en realidad no es una tarea fácil. Requiere fortalecer nuestras habilidades de atención plena, de manera más efectiva a través de la meditación, para poder observar e identificar los miles de pensamientos automáticos negativos que tenemos a diario. Si bien puede parecer que tenemos daño cerebral como especie porque muchos de nuestros pensamientos son negativos, nuestras mentes se han desarrollado para protegernos, por lo que el valor predeterminado de la negatividad es asegurarnos de que notemos peligros. Pero esta misma función está creando un estado negativo del ser para muchos de nosotros y eso no es saludable.



Soy consciente de que mi estado de ánimo esta mañana es negativa y eso no me servirá. Bueno, entonces tengo que elegir de cambiarlo. No podemos detener nuestros pensamientos ni solo podemos tener pensamientos positivos, pero podemos ralentizar el proceso, dándonos tiempo para controlar mejor lo que está sucediendo entre nuestros oídos. Podemos cambiar nuestro estado de ser de una percepción de gallinita que el cielo está cayendo a uno de la vida continúa y que podemos elegir cómo participamos en ella.



Es muy común que las personas que no son conscientes de sus pensamientos automáticos piensen en términos egocéntricos, como lo que sea que esté sucediendo "me lo están haciendo a mí". Esta es la base para gran parte de la hostilidad y la violencia que vemos en la sociedad. Todo se ve a través de este lente de miedo y defensiva y crea un ciclo perpetuo de negatividad y agresividad, que en el ojo del espectador parece justificado porque están constantemente en riesgo de que alguien haga algo contra ellos.


Pero esto podría reformularse fácilmente en lo contrario. Cualquier evento se puede ver desde la perspectiva de "¿qué puedo aprender de esto?" o "¿cómo contribuí a que esto ocurriera y qué puedo hacer diferente la próxima vez? " Esos pensamientos son empoderadores en lugar de debilitantes y no solo mejora nuestro estado de ser, pero nos movemos hacia un pensamiento creativo que realmente puede ayudar contribuir a las soluciones que necesitamos para la multitud de desafíos que enfrentamos.


La gratitud también juega un papel impactante en la creación de nuestro estado de ser. Manteniendo en mente que la gratitud es tanto un pensamiento como un sentimiento, por lo que puede influir enormemente nuestro comportamiento. Yo elijo concentrarme en la gratitud esta mañana, aunque se sienta como una lucha, porque la gratitud ayudará a cambiar mi estado de ser de sentirme bastante mal a sentirme bien. Y si me siento bien, soy más creativa y tengo más energía, lo que significa que puedo apoyar a más personas mejor de lo que podría en un estado bajo.



Esto habla de la cualidad de no juzgar inherente a la atención plena. Reconozco que estoy juzgando eventos como “malos” y eso a su vez está coloreando mi visión del mundo esta mañana. Pensamientos automáticos como, "¿qué está pasando con el mundo en estos días?" o "¿cómo se puede conseguir algo mejor?" pero estos pensamientos no resuelven ningún problema. Simplemente me quita mi energía. Esto no quiere decir que los eventos trágicos no están sucediendo en el mundo porque lo están. Pero sentados en juicio y en la energía negativa no los hará mejores, así que sé que tengo que salir de este estado de ánimo o podría contribuir a más negatividad en el mundo mientras trato de hacer mi trabajo hoy. Tengo que aceptar que no puedo arreglar el mundo, por mucho que me gustaría. La atención plena me permite reconocer que mis procesos de pensamiento se están dirigiendo a áreas que no me servirán a mí ni a otros. Es una elección que todos hacemos, ya sea conscientemente donde tomamos acciones para cambiar nuestro pensamiento, o inconscientemente a través de no tomar acción. Mientras ninguno de nosotros individualmente podemos solucionar todos los males de la sociedad, todos podemos contribuir a mejorar las condiciones, incluso si parece que es a pequeña escala. Acumulativamente, eso podría dar lugar a grandes cambios.


Como hemos estado cubriendo durante las últimas semanas, hay muchas, muchas formas de meditación, y casi todas ellas han demostrado científicamente en estudios que son efectivas no solo para aumentar nuestra capacidad para cambiar nuestras funciones cognitivas y emocionales, pero con un compromiso constante y dedicado a la practica, para también cambiar lentamente las estructuras reales de nuestro cerebro. La meditación regular puede cambiar las conexiones neuronales que crean gran parte de nuestro pensamiento automático de negativo a positivo. Esto podría ser la razón por la que los meditadores intensos parecen tan tranquilos y contentos. No tienen esa vocecita en su cabeza constantemente gritándoles malas noticias.


Una simple meditación de presencia puede fortalecer nuestra capacidad para notar nuestros pensamientos automáticos. Podemos sentarnos en silencio y simplemente observar cuándo surgen los pensamientos. A medida que surgen los pensamientos, podemos suavemente anotarlos o etiquetarlos: "planificando", "juzgando" o "catastro fizando". No estamos notando nuestros pensamientos para que podamos cambiarlos en esta práctica, simplemente nos dirigimos hacia este proceso y nos damos cuenta de los pensamientos que normalmente no nos damos cuenta de que estamos teniendo. Por lo general, no reconocemos su impacto y ni siquiera somos conscientes de que están allí, pero lo siguiente que vemos es que nos llevan

fuera. Practicar una meditación de presencia ayuda a evitar que nos perdamos en nuestras propias actividades mentales negativas. Y eso, a su vez, cambia nuestro estado de ser de la negatividad a la positividad.


Así que tengo algo de trabajo que hacer esta mañana, antes de que pueda comenzar mi trabajo de apoyar a otras personas. Y aunque una parte de mí solo quiere volver a la cama y cubrirme la cabeza con las cobijas, eso no va a servir para ningún propósito. En cambio, me sentaré en silencio por un rato, poniéndome presente y centrada y encontrar todo lo que pueda para sentirme agradecida, como mi salud, mi hogar, la tecnología y los avances científicos, el hecho de que se predice que la economía será excelente este año, que pueda ver a mi familia pronto y que tanta gente está haciendo grandes cosas para contribuir a un mundo mejor.


Mientras miro la gris oscura nube sobre mi cabeza, puedo recordar que es solo triste desde mi perspectiva actual. Si estuviera volando en un avión, podría ver que por encima de la nube, hay un sol que brilla y un cielo azul. El sol siempre está ahí, el mundo sigue girando y la vida sigue. Puedo recordar que tengo la suerte de poder vivirla.


¿Cómo estás su estado de ser hoy? Quizás estar presente y concentrado en la gratitud podría hacer una diferencia. Creo que al menos vale la pena intentarlo.


Hasta la próxima vez. Que tenga una semana maravillosa.


0 views0 comments

Recent Posts

See All