Search
  • teresamckee

¿Solo Diga No?



La descripción más común que todavía escucho de las personas es que se sienten abrumadas. Creo que es realmente importante considerar que la mayoría de las cosas abrumadoras son autogeneradas, aunque realmente existen complejas razones de por qué eso si es cierto.


Primero, mucha gente no dice que no. Podrían ser perfeccionistas y estar preocupados por cómo decir no los haría mirar. O podrían ser personas complacientes que tienen miedo de decir que no porque no quieren decepcionar a nadie. O podrían tener baja autoestima y necesitar ser necesario. O simplemente podrían haber desarrollado el hábito de decir que sí a todo.


Decir que no es parte de establecer límites saludables. Si está luchando contra el perfeccionismo, complacer a las personas o tiene baja autoestima, no está solo y hay muchas técnicas y programas disponibles para ayudarlo a superar estos comportamientos autolimitantes. Si es un hábito, puede romperlo practicando conscientemente decir No hasta que anule el Sí.


En segundo lugar, y especialmente en las culturas occidentales, hemos aceptado que estar ocupado es una señal de productividad y éxito, aunque eso sea un mito. Nos han condicionado a creer que necesitamos estar constantemente ocupados y somos absolutamente juzgados si disminuimos la velocidad. Pero en la realidad, reducir la velocidad nos permite pensar, ganar claridad, tomar mejores decisiones y hacer menos errores, y nos permite responder a los eventos en lugar de reaccionar a ellos. Los estudios indican que la atención plena en realidad aumenta la productividad, mientras que no hay estudios sobre el ajetreo al hacerlo.


Estos dos factores nos llevan a comprometernos en exceso. Hicimos un ejercicio la semana pasada en un taller llamado "¿Qué hay en tu plato?" donde los participantes llenan una imagen de un plato de comida con todo con lo que están lidiando, desde proyectos de trabajo hasta niños, ser voluntarias, la familia y el cuidado personal. Una participante comentó que necesitaba una hoya porque un plato no era lo suficientemente grande. Después de que los platos están llenos y pueden ver que tienen demasiado, les pedimos a los participantes que elijan 3 áreas que podrían reducir incluso en un 10% o que eliminen por completo a través de cambiar expectativas, delegar o pedir ayuda.


¿Qué es lo primero en desaparecer? El autocuidado. ¿Pero qué es lo único que nunca quisiera quitar su plato si quiere estar bien y disfrutar del éxito? Su autocuidado. Me registré con Kimberly Smith sobre cómo podríamos cambiar estos comportamientos y otros que nos limitan, hacen que nos sintamos abrumados que merman drásticamente nuestro bienestar, y que básicamente nos desgastan.


Kimberly Smith es Coach de resiliencia y fundadora de Encompass Coaching. Ella es una nativa de Nueva York, una orgullosa habitante de Houston, buscadora de la verdad, defensora de la salud mental, yogui y madre. Mediante servicios de coaching, oratoria y escritura, Kimberly ayuda a mujeres ocupadas y ambiciosas que sufren del estrés crónico y el agotamiento, a tomar mas control para que puedan desarrollar la resistencia mental, aumentar energía y resiliencia, sobresalir personal y profesionalmente, y moverse con confianza a través de los desafíos y transiciones de la vida.


Kimberly es una entrenadora internacional profesional certificada de carreras y de la vida diaria y pasó 10 años adquiriendo talento de empresas para una variedad de industrias. Ella es una líder sirviente apasionada por disolver el estigma a la salud mental, y se dedica a empoderar a otros para que vivan vidas más auténticas llenas de pasión, propósito, libertad y aventura.


Kimberly y yo discutimos cómo las mujeres tienden a estar más estresadas que los hombres, en gran parte porque suelen gestionar una variedad y un volumen más amplios de tareas y responsabilidades. Las mujeres de hecho, son un 50% más probables de sufrir un trastorno de ansiedad que los hombres. Eso no quiere decir que no haya muchos hombres estresados ​​por ahí, solo que su estrés tiende a ser diferente al de la experiencias de las mujeres.



El estrés no es una parte normal de la vida, pero parece que creemos que lo es. ¿Cómo podemos cambiar esto? Con dejarle saber a la gente que tenemos demasiado de qué hacer. Hemos aprendido que es aceptable sentir el estrés constante de nuestras culturas, entornos laborales y familias. Si fuéramos criados en un ambiente estresante, asumimos que así es la vida. También nos bombardean con mensajes que la vida es dura, estresante, agitada y caótica. Pero no tiene por qué ser así. Estaremos aquí por un tiempo relativamente corto, así que ¿por qué no ser feliz y disfrutarlo? No tenemos que estar constantemente ocupados y abrumados. Una vez más, gran parte es por elección, pero simplemente no nos damos cuenta.


Siempre que se le pida que haga algo, recuerde que está tomando una decisión. Preguntese a usted mismo, "Elijo hacer esto?" o "Puedo hacer esto?" Si siente que tiene que hacerlo, tome unos momentos para reflexionar. ¿Por qué siente que necesita hacerlo? ¿Quién se beneficia? Esta le ayudara llegar a donde quiere ir? Se nos dice que tenemos que sacrificarnos y ponernos en un segundo plano, pero cuando nos descuidamos, no solo nos estamos limitando a nosotros mismos, sino reduciendo nuestro bienestar, lo que significa que en última instancia, tenemos menos para dar a los demás.


Kimberly compartió que reconocer que está tomando la decisión es muy enriquecedora. Ella también cree en el poder del autocuidado y sugiere que se incluyan formas de reducir la velocidad y encontrar paz. Ella siente que las rutinas son críticas, incluyendo un tiempo establecido cada mañana y noche para sentarse en quietud, para meditar y hacer ejercicio. Aprecio que ella no crea que el ejercicio deba ser agotador. Ella cree que a veces su cuerpo no necesita un entrenamiento de cross-fit, sino simple una caminada en el parque. También compartió que para ella misma, la oración es una parte importante de su rutina de la vida diaria.


También hablamos sobre el cambio de paradigma que parece estar en el horizonte ahora que la gente comienza resurgir en la vida pública. Lo que estábamos haciendo antes de la pandemia no funciona para todos ya y debido a los cierres, realmente lo hemos notado. Kimberly señaló que el liderazgo no se da cuenta si nadie dice nada. Mientras el trabajo se siga haciendo, ¿Por qué cambiar? Nuestro resurgimiento puede brindar la oportunidad de hablar. Con la experiencia de ella de diez años en la adquisición de talento corporativo para una variedad de industrias, dijo que hay esperanza para la corporativa Américana. Ella siente que comienzan a darse cuenta de que la gente quiere flexibilidad, quieren apoyo, tienen vidas fuera de sus trabajos y merecen vivir esas vidas.


Por supuesto, no todo el mundo tiene un trabajo que pueda permitir flexibilidad, pero eso lo hace aún más importante evaluar lo que hay en su plato y ver en qué otras áreas podría encontrar alivio. A medida que todos atravesamos esta transición en algún nivel, nos enfrentamos a cambios que tienden a causar estrés, así que aproveche esta oportunidad para pensar en lo que quiere ahora y no solo volver automáticamente a todo lo que estaba haciendo antes si no estaba contento.


Gracias nuevamente a Kimberly por su consulta. Si busca un poco de paz en este mundo que es a veces caótico, el libro electrónico gratuito de Kimberly, "The Gift of Calm” (o “El Regalo de la Calma”), está disponible en inglés para descargar en www.encompasscoachingservices.com.


Hasta la proxima vez. Manténgase bien, sea amable con usted mismo y con los demás, y diga que no siempre cuando pueda. Y por supuesto, recuerde estar presente en la atención plena.


Que tenga una semana maravillosa.


0 views0 comments

Recent Posts

See All