Search
  • teresamckee

Telenovelas

Debo confesar que no he visto una telenovela en al menos veinte años, pero al observar el comportamiento humano ultimamente, me ha recordado con frecuencia a esos viejos espectáculos Americanos de General Hospital o One Life to Live. Todo era un gran drama.


Si bien no sé de ningún gemelo malvado que se haya apoderado de la identidad de su hermano o de alguien que conspire diabólicamente explotar un aeropuerto, me doy cuenta de que mucha gente crea drama por lo que parece no tener una razón real. De arrebatos en público a las teorías de la conspiración, parece que la gente quiere drama en un momento en que yo habría pensado que querríamos algo de paz y normalidad.



Ni sé si todavía hay telenovelas de día en la televisión. Sé que las amaba cuando era mas joven. Mi madre y mi abuela las veían cuando yo era niña y las seguía a todas en tiempos que estuve fuera del trabajo o en servicio de jurado. Por cierto, no durante un juicio, pero la mayor parte de mi servicio como jurado lo pasé en la sala de espera de jurados, esperando de ser asignada a un caso.


Ahora soy bastante aversiva al drama. La mayoría de los dramas me provocan estrés y me hacen sentir incómoda. Y una de las quejas más predominantes que escucho en las sesiones de coaching actuales es sobre el drama en el trabajo y cuánto lo odian mis clientes, sin embargo, su respuesta es de hecho más dramática.


Una de las cosas que encuentro confuso sobre nosotros generando nuestro propio drama es que estamos viviendo en una época que ya está lleno de drama. Los desastres naturales, los trastornos políticos y las guerras en todo el mundo nos brindan un flujo constante de eventos dramáticos, entonces, ¿por qué sentimos la necesidad de crear más drama en nuestras vidas? Una razón podría ser que el drama creado por uno mismo es en realidad una distracción de la realidad. Si bien es uno de los peores formas de lidiar con cualquier cosa, nos distrae de los problemas en cuestión y pone el enfoque en nosotros mismos y nuestro drama que, por supuesto, amamos, en lugar de los grandes dramas de "a ya fuera" que no podemos controlar.


El drama es emocionante. Nos hace sentir ocupados, responsables e involucrados. También nos ayuda a sentirnos de una manera muy forma concreta y emocional. Nuestros corazones bombean, nos sentimos apasionados y, con frecuencia, un sentido de autocontrol justa puede alcanzarnos. Sentimos que estamos respondiendo de una manera poderosa.


El drama autogenerado también hace que parezca que estamos preocupados y listos para enfrentarnos a lo que sea el problema. Por todas las razones anteriores, fácilmente podemos volvernos adictos al drama. Nos hace sentir tan productivos y vivos. El drama también hace que el cerebro libere endorfinas, que son hormonas para sentirse bien, suprimir el dolor e inducir el placer, no muy diferente al efecto de alguna droga adictiva.


Muchos de nosotros nos sentimos impulsados ​​a encontrar el drama incluso cuando no existe. Nos metemos en conflictos incluso cuando no es asunto nuestro y nos sentimos incómodos o incluso culpables cuando estamos tranquilos. Convertimos todo en algo más grande de lo que es y, a menudo, nos encontramos en medio del caos.


Creo que esta necesidad de drama alimenta el frenesí negativo de las redes sociales de insultar, acusar, pelear y nuestra cultura de cancelación actual. Lo que realmente buscamos es poder. Es control. Pero esto es un engaño ¿Qué estamos controlando realmente al comportarnos de esta manera? El resultado real de esto no es solo drama para el drama bien, sino un cambio en nuestra cultura hacia una postura muy negativa que daña a los demás y hace que todos se sientan menos seguro.


Considere este cambio en nuestra cultura durante los últimos 20 años. Hace dos décadas, si estaba viendo un programa en la televisión y lo encontró de mal gusto o insultante, simplemente cambió de canal. Y eso fue muy efectivo porque la publicidad impulsa a la televisión y los anunciantes insisten en los espectadores. Ocasionalmente, alguien pudo escribir una queja, pero fue una comunicación privada entre el espectador y la corporación. Si una estación de televisión recibió suficientes cartas negativas o si la audiencia cayó por debajo de expectativas, el programa era cancelado. Ahora, cuando a alguien no le gusta lo que ve o escucha en las plataformas multimedia que existen, recurren simplemente a uno de los otros millones de opciones disponibles. Parecen sentir la necesidad de atacar. Eso es buscar drama.


Si bien me entristece que no estemos usando toda la tecnología disponible para algo que nos beneficia envés de dañarnos, no soy inmune al encanto del drama en sí. Solo satisfago la necesidad a través de actividades que no suelen afectar a los demás. Mis libros favoritos son las novelas de suspenso. Me encantan los misterios de asesinatos y programas y películas de acción y aventuras, y me encanta montar en montañas rusas. Al cerebro no le importa cómo conseguimos drama para liberar las hormonas del bienestar, solo responde a los estímulos. Entonces puedo conseguir mi golpe de endorfinas a través de estos métodos envés de episodios de confrontación con otras personas.


El problema para la mayoría de nosotros que intentamos minimizar el drama es que los adictos al drama quieren meternos en el problema y no es tan fácil de evitar. Algunas personas se han vuelto realmente adictas al drama y yo diría que la mayoría ni idea de que tienen un problema. Si conoce a alguien así, una advertencia si decide empezar a reduciendo su dosis diaria de drama de ellos. No estarán felices si no respondes de manera dramática a su drama. Los adictos al drama necesitan una audiencia interactiva, así que si ha estado alimentando el drama, cortarlo puede ser confuso e incluso hiriente para esta persona.


Podemos responder con atención al drama, pero a medida que responde de manera diferente, los adictos al drama se esfuerzan aún más para traerlo en el problema, y probablemente obtendrá comentarios negativos si lo resiste. Si quieres mas paz y menos drama en su vida, debe comprometerse a minimizar de ser arrastrado a el. Cuanto más esfuerzo pone en esto, sin embargo, cuanto más le sirves, y también ayuda al rey o la reina del drama a minimizar su drama.


El drama es como un juego de tenis. Alguien tiene que devolver el balón para que el juego continúe. Cuando usted se niega a jugar, su drama se difunde. Como reconocen que ya no está jugando, su drama comenzará a disminuir.


¿Cómo respondemos con atención plena al drama inútil? La autoconciencia es el primer paso. De una manera amorosa y no de manera crítica, eche un vistazo a sus propios comportamientos. Recuerde, existen beneficios fisiológicos para drama y debido a que puede haberlo hecho sentir bien, se necesita una observación neutral de nuestros propios comportamientos. Reconocer que es posible que hayamos estado creando mucho drama sin darnos cuenta de las desventajas.


Trate de encontrar compasión o empatía por los reyes o reinas del drama que pueda conocer. De nuevo pueden encontrar una manera de sentirse bien sin reconocer que no es una manera saludable de lograr esos sentimientos. Renunciar al drama a largo plazo puede ser lo que más les conviene; porque a corto plazo, puede ser una sacudida dolorosa.


Un recordatorio importante es que no podemos cambiar a otras personas. Cambiarnos a nosotros mismos es la mejor manera de influir el cambio en los demás, pero la elección es, en última instancia, de cada individuo. Cuanto más pueda modelar estando fuera del drama, más sentirán los demás su posición y comenzarán a responderle diferentemente.


En las redes sociales, cuando sienta la necesidad de reaccionar negativamente a una publicación, simplemente haga una pausa. Qué espera lograr? ¿Qué bien ha hecho una guerra de Twitter? Pienso en este comportamiento como siendo similar a la furia en la carretera y otros comportamientos negativos que demostramos cuando estamos detrás del volante. Mucha gente se comporta de una manera que nunca lo haría si estuviera en persona. Gritando a la gente, moviendo el dedo, seguir de cerca, interrumpir a los conductores a propósito, perseguir a los conductores y conducir imprudentemente para ser una amenaza. La mayoría de nosotros nunca actuaríamos de esa manera en una tienda de comestibles, en la iglesia o en un juego de pelota. Pero nos sentimos invisible y, por lo tanto, irresponsable de nuestro comportamiento cuando estamos en el automóvil, aunque esto a veces conduce a terribles tragedias. Creo que existe un fenómeno similar en línea. Ya que es difícil detener a alguien responsable del mal comportamiento en las redes sociales, simplemente nos soltamos sin considerar las consecuencias. Y esas consecuencias ahora están dando forma a nuestra sociedad.


Cuando surja la necesidad de arremeter, respire profundamente unas cuantas veces. Pregúntese por qué se siente tan motivado. Considere lo bueno que hace explotar contra alguien en línea. Eso es todo lo atractivo del drama. Que la adrenalina se siente bien. Ese sentimiento de que no va a soportarlo más se siente empoderador. Pero no es poderoso, es simplemente destructivo. En cambio, podemos dar un paso atrás, preguntarnos por qué nos sentimos fuera de control y considerar si queremos o no alimentar el drama o alejarnos y alimentar nuestra propia paz.


Lo mismo ocurre en persona. En lugar de chismorrear, apuñalar por la espalda o sabotear a otra persona, podemos tomar esa importante pausa, preguntarnos cuáles son los efectos a largo plazo de nuestro comportamiento y elegir un respuesta diferente. A medida que aprendemos a reducir el drama innecesario en nuestras vidas, nos fortalecemos en nuestra capacidad de modelar ese comportamiento para los demás.


Si crea o se encuentras con un drama, un excelente ejercicio para superarlo es escribirlo todo. Escriba todo lo que pueda recordar sobre el evento, todas sus emociones que surgieron durante el evento y cómo se sentía consigo mismo y con los demás mientras sucedía. Luego, regresa a lo que escribió y borre todo lo que no sea un hecho. Cuando hacemos este ejercicio en talleres, qué por lo general, queda una oración o incluso nada en absoluto, t odo es producto de nuestras mentes, las historias que inventamos. Y, afortunadamente, podemos inventarnos una historia mejor.


La atención plena nos proporciona las herramientas para ser conscientes, estar presentes y responder a situaciones envés de reaccionando a ellos. Cuando le pregunto a la gente qué los haría más felices, la mayoría dice algo como más paz, más tranquilidad, más tiempo con sus seres queridos y, por supuesto, más dinero. Todos sabemos el dinero no compra la felicidad, pero aun así, nadie dice que quiere más drama. Ni una sola vez en mi carrera. Asique lo animo a que observe sus propios comportamientos para ver si está creando un drama innecesario y considere a las personas con las que se relaciona. Si está involucrado en un drama, puede dejar de alimentarlo, y si está creando su propio drama, puedes empezar a desconectarse de ese comportamiento de inmediato. Quizás las novelas nos proporcionan el drama que necesitámos para obtener esa avalancha de endorfinas, pero ahora que los cines de película están abiertos de nuevo, tal vez sea hora de ver una buena película de suspenso.


Hasta la próxima vez. Manténgase sano, sea amable con usted mismo y con los demás, y recuerde estar presente en la atención plena.


Que tenga una semana maravillosa.


1 view0 comments

Recent Posts

See All