Search
  • teresamckee

Zona Peligrosa

Halloween se sintió un poco escalofriante este año. No me refiero al tipo de miedo que proviene de los disfraces aterradores y películas de terror, pero por la calma y el silencio. Pre pandemia, no era inusual que yo tuviera 100 niños o más apareciendo en mi puerta y apenas pudiera sentarme durante 2 o 3 horas entre visitantes gritando “trick or treat”. En el 2020, se cerraron las puertas y no hubo pedido de dulces, al menos en mi área. Este año, me esforcé por decorar para sentirme más normal sobre la temporada de días festivos y conseguí algunos niños, pero fue, bueno, escalofriante.



Mi bloque estaba mayormente oscura, con solo algunas casas decoradas. Mirando hacia arriba y abajo de la cuadra, no se veía a nadie durante largos períodos de tiempo. Hubo pocas risas y no hubo gritos. Siempre ha sido unas vacaciones ruidosas, con niños de arriba a abajo de la cuadra divirtiéndose y causando un escándalo. Pero no este año. Una de las mamás que trajieron a sus hijos me dijeron: "esto no es normal". Respondí que estaba de acuerdo pero que tal vez fue el primer paso hacia la normalidad?


Yo estoy experimentando una mezcla de emociones cuando entramos en la temporada de días festivos. Uno es el miedo a que no haya ser un "regreso a la normalidad". Escasez de mano de obra, atascos de troncos en los contenedores del puerto, aumento de precios en casi todo, desafíos de viaje y, por supuesto, el virus siempre presente que nos ha causado estragos a todos durante los últimos 18 meses no augura nada bueno para una temporada festiva "normal". Eso agrega la emoción de la tristeza a mi repertorio, porque estoy cansada de todo esto. Pensé que a estas alturas las cosas volverían a la normalidad y no quiero tener que pensar más en máscaras, vacunas y escasez.


También hay algo de enojo mezclado con el comportamiento de otras personas. La violencia que estalla en los vuelos y los colapsos públicos por el uso de máscaras y los mandatos de vacunación me están afectando los nervios. Me encontré a mi misma pensando “ya es suficiente” con bastante frecuencia.


Todo lo cual me lleva al tema de la zona de peligro cuando se trata de nuestras emociones. Yo creo todo lo que siento es bastante normal en nuestras circunstancias, pero como la mayoría de la gente, trato de reprimir los sentimientos, mantener la calma y continuar como se dice el dicho. Pero soy muy consciente de que esto no es un práctica saludable, así que también estoy lidiando con cómo liberar estas emociones de una manera que me beneficie a mi misma y a otros.


No solo no se nos enseña como lidiar con nuestras emociones, sino que se nos condiciona para bloquearlas y evitarlas en nuestra sociedad. Cuando surgen, recurrimos a prácticas poco saludables, como el alcohol, el consumo de drogas o el uso de pantallas, o tratamos de descartarlos con refranes aprendidos con el tiempo, como "hazlo todo" o "endurece", o "Contrólate".


El problema con eso es que las emociones no procesadas no desaparecen simplemente. Si no se descargan, se almacenan en nuestros cuerpos. Y al igual que una jarra llena continuamente de agua, si no vierte un poco, la jarra se desborda. Creo que eso es mucho de lo que vemos que sucede en todas estas manifestaciones agresivas en público. Las personas no saben cómo procesar sus sentimientos, por lo que han sido reprimidas y una vez más, lo que resulta es una explosión de emoción que no les sirve a ellos ni a otras personas.


Es importante comprender que no podemos evitar que ocurran los sentimientos. He escuchado muchas veces de mis clientes que saben que "no deberían" sentirse de cierta manera y eso simplemente no es cierto. Todos los sentimientos son válidos porque son reales y los estamos experimentando. Las emociones se generan en nuestro cerebro de medio, que es una sección del cerebro sobre la que no tenemos control consciente. Nuestro nervio vago responde enviando señales al corazón, los intestinos y los pulmones para prepararnos para la acción y sobrevivir. Por supuesto, la mayor parte de los eventos que desencadenan nuestras emociones no son realmente mortales, pero nuestro cerebro medio no sabe eso.



Las emociones son fisiológicas, no cognitivas. Cuando surge una emoción, el cerebro libera sustancias químicas específicas, y experimentamos una reacción física a ellos. Cuando intentamos reprimir nuestras emociones, nuestras mentes y cuerpos usan una variedad de tácticas para apoyar esos esfuerzos, como contraer los músculos o contener la respiración. Cuanto más intentamos obstruir el flujo de emociones, más estrés creamos en la mente y cuerpo, creando angustia psicológica y física. El estrés emocional está relacionado no solo con ansiedad y depresión, sino con enfermedades cardíacas, problemas intestinales y trastornos autoinmunes. Dolores de cabeza y el insomnio también son síntomas frecuentes, ambos en aumento desde el inicio de la pandemia.


La neurociencia sugiere que cuantas más emociones y conflictos experimentamos, más ansiedad sentimos. Y esto es lo que puede llevarnos a la zona de peligro. Las emociones no controladas conducen a acciones que pueden causar daño a nosotros mismos y a los demás. Desde gritarle a nuestros seres queridos hasta golpear a una aeromoza en la cara, esos sentimientos reprimidos se desbordan de formas que casi siempre son destructivas.


Aunque no podemos evitar que nuestras emociones se activen, sabemos que comprender cómo funcionan nos ayuda a gestionarlos mejor. Si bien es normal evitar emociones dolorosas o conflictivas porque no nos gustan las molestias y porque nos han enseñado a hacerlo, podemos responder a ellas de una forma que nos ayuda a sanar en lugar de causar más angustia.


La evitación emocional no mejorará las cosas y cuanto más lo intentemos, peor se pondrán, por lo que es mucho más saludable cambiar nuestro proceso hacia las prácticas conscientes de aceptación y observancia. A mi no me gustan algunos de los sentimientos que estoy experimentando, pero en lugar de evitarlos, puedo aceptar que estoy experimentando algunas molestias. Además, puedo observar lo que realmente está sucediendo y luego nombrarlo para dominarlo. ¿De verdad siento miedo por que las cosas no vuelvan a la normalidad o hay una emoción más específica que esta ocurriendo? Estoy triste ¿pero es la ira una descripción precisa de lo que siento cuando veo a las personas comportarse destructivamente?


Esto es importante porque nuestra respuesta a nuestros sentimientos podría basarse en malinterpretar lo que esos sentimientos son. Tenemos una reacción muy diferente a la ira que a la tristeza, por ejemplo. Si nunca a pensado mucho en lo que significan sus emociones y a lo que las conducen, dele un vistazo al Atlas de Emociones creadas por el científico de la emoción Dr. Paul Ekman y respaldadas por el Dalai Lama. El Atlas representa lo que los investigadores han aprendido del estudio psicológico de las emociones y proporciona una

herramienta interactiva simple para construir su vocabulario de emociones, así como obtener un mayor control sobre lo que desencadena sus emociones y cómo responder a ellos. Puede encontrarlo en atlasofemotions.org.


Reflexionando sobre cómo me siento en este momento, definitivamente estoy experimentando algo de incomodidad, pero no estoy segura que el miedo es la emoción que realmente estoy sintiendo. Me siento bastante cómoda con el cambio, pero también con bastante naturalidad incómoda con la incertidumbre. Así que no tengo mucho miedo, sino más inquietud porque no sé qué esperar en el futuro.


Estoy triste porque he experimentado una pérdida, como todos. Perdimos nuestras rutinas, que son tan importantes a nuestros cerebros. Perdimos el sentido de libertad y espontaneidad. Muchos han perdido a seres queridos o trabajos o hogares. Eso es triste y es natural sentir el dolor que sentimos por lo que hemos perdido. La tristeza es parte del proceso del duelo y a medida que atravesamos ese proceso, nuestra tristeza disminuirá. No es cómodo pasar por ese proceso, pero al aceptar que tenemos que avanzar a través de él, creamos menos resistencia y nos apoyamos a nosotros mismos recordando que mejorará.


En cuanto a la ira, después de reflexionar, eso tampoco es realmente exacto. Es una decepción lo que siento, que es realmente más cerca de la tristeza que de la ira. Estoy decepcionada de que estemos en esta situación, decepcionada de cómo algunas personas e instituciones han respondido y, a veces, me han decepcionada por luchar. Sobre la gama de emociones, la ira se siente más poderosa que la tristeza, por lo que es fácil ver por qué mi mente eligió eso como una descripción de cómo me siento. Pero esta es la razón por la que es tan importante observar realmente lo que está sucediendo internamente. La decepción es realmente una forma de juicio y tengo herramientas en mi estuche de atención plena para minimizarlos, incluyendo la curiosidad, la mentalidad abierta, la aceptación y la empatía. Por la tristeza que queda, puedo permitirme pasar por el proceso de duelo. Y para cualquier sentimiento incómodo que estoy experimentando, puedo practicar más la autocompasión.


Para las emociones negativas en general, es útil recordar que son útiles e importantes. Son señales de advertencia de que podríamos estar en peligro o que podríamos necesitar tomar medidas. En lugar de intentar desconectarse del sentimiento, tome tiempo para analizar por qué podría sentirse así. Quizás esté en alguna especie de peligro, mental o físico, y necesita salir de una situación o enfrentarla. O puede darse cuenta de que la situación no es realmente peligrosa, pero que lo ha desencadenado porque le recuerda de una experiencia pasada que fue peligrosa. Si no puede procesar los sentimientos que está experimentando o si ha tenido un trauma pasado que está contribuyendo a las emociones negativas, la incomodidad podría actuar como una indicación para que busque apoyo profesional.


Hay varios pasos bastante simples que puede seguir para ser proactivo cuando se enfrente a las emociones negativas. Sea consciente del diálogo interno negativo. Lo que nos decimos a nosotros mismos importa mucho en cómo nos sentimos, así que cuando observe que está diciendo cosas como, "Soy tan estúpido" o "No puedo hacer esto", reformule las declaraciones para que sean más positivas. Por ejemplo, "No entiendo esto, pero puedo aprender" o "No sé exactamente cómo hacer esto todavía ”, puede cambiar las sustancias químicas liberadas por el cerebro, lo que a su vez nos ayuda a salir de un postura negativa.


Otra acción poderosa que puede tomar es simplemente rodearse de personas positivas. Las emociones son contagiosas, por lo que simplemente salir con personas con perspectivas positivas puede ayudarlo a impulsar sus propios pensamientos, lo que a su vez afecta sus emociones.


Otro aspecto de esto es enfocarse en las características positivas de un desafío u obstáculo. Hay siempre algo por lo que estar agradecido, ya sea grande o pequeño. Por ejemplo, planes de cena cancelados porque el restaurante tuvo que cerrar debido a una exposición al Covid que se ahorró tanto dinero en gasolina como calorías. Una compañía anuncia que se avecinan despidos: es hora de evaluar las fortalezas y pensar en opciones en caso de que haya un nuevo trabajo. Planes de vacaciones descartados debido a cancelaciones de vuelos o preocupaciones sobre infectarse con Covid en otro país: mucho dinero ahorrado que se puede utilizar para unas vacaciones más extravagantes el próximo año.


Practicar la atención plena es una de las habilidades más poderosas disponibles para manejar las emociones. Permanecer en el momento presente reduce nuestra tendencia a detenernos en experiencias negativas pasadas o preocuparnos por posibles retos futuros. Note por qué hay de que estar agradecido en este momento. Honestamente siempre hay algo, incluso si es simplemente estar agradecido por una mente y un cuerpo que están aquí para nosotros. Las probabilidades son, sin embargo, que se le ocurrirán más. Su trabajo, su familia, un hermoso día al aire libre, un amigo, una mascota: nosotros siempre tenemos mucho de que agradecer y a veces nos olvidamos de darnos cuenta.


Definitivamente estamos viviendo tiempos extraños y definitivamente podemos encontrar muchos ejemplos de lo que va mal. Pero tenemos la capacidad de cambiar para buscar lo que va bien. Así que tuve un Halloween escalofriante. Que realidad se supone que es un factor de Halloween, así que me replantearé para decir que de hecho tuve un Halloween aterrador pero estoy perfectamente a salvo. ¿Las vacaciones serán “normales” este año? No tengo ni idea, que es, por supuesto, lo que me angustia. Pero a medida que aumentan las emociones, puedo sentarme con la incomodidad por un tiempo en lugar de tratar de evitarlo. Puedo aceptar que ahora mismo, así es la vida. Y puedo ir hacia adentro y observar y analizar cómo me siento realmente para nombrar mis emociones, lo que en última instancia ayuda a dominarlas. Usted también puede. Y eso nos mantiene a todos fuera de la zona de peligro.


Manténgase sano, sea amable con usted mismo y recuerde que esto también pasará, incluso si no sabemos cuándo.

3 views0 comments

Recent Posts

See All