Search
  • teresamckee

Nuevo Y Brillante


Hace unas semanas, finalmente pude ver a mi hija y a mis nietos por primera vez en persona desde que comenzó la pandemia. ¡Que hermoso día! Y que experiencia tan interesante, antes y después.


Primero, estaba el proceso muy extraño de prepararme. He estado en sudaderas o pantalones cortos y chanclas o pantuflas durante unos 16 meses. Mi única experiencia de moda durante ese tiempo ha sido ponerme una blusa de color claro porque se ve mejor en Zoom y no ha importado lo que tengo puesto en la parte inferior o si coincidía. ¡Y zapatos! Mis zapatos de verdad estaban cubiertos de polvo, así que tuve que limpiar un par antes de que pudiera ponérmelos. Luego estaba el asunto de mi bolsón. No he necesitado nada más que mi licencia de conducir y una tarjeta de débito durante tanto tiempo, es un hábito de meterlos en mi bolsillo para correr a la tienda. Usando pantalones de vestir por primera vez en mucho tiempo, estaba horrorizado al darme cuenta de que no tenía bolsillos. Tendría que usar una bolsa para poner mis artículos para que no estaban esparcidos por todas partes en la mesa del restaurante. Y era tan extraño.


El siguiente fue el viaje. No he usado el GPS en más de un año, por lo que me sentí extraña y me distrajo. Maniobrar a través del tráfico se sintió extraño y un poco aterrador. ¿Podría seguir haciéndolo ? Me pregunté a mi misma, como lo había hecho para cruzar tres carriles con mucho tráfico o hacer mi camino hacia un carril rápido al lado y luego volver ¿afuera? Y, por supuesto, estaban todos los conductores locos, adelantándose a la gente, acelerando, desviándose de sus carriles mientras enviaban mensajes de texto cuando conducían. Se sintió bastante caótico.

Me tomó unos minutos para darme cuenta de que estaba haciendo todas estas tareas mundanas con atención. Mi cerebro estaba completamente despierto a lo que antes era un comportamiento habitual. Tuve que pensar conscientemente a través de los pasos más básicos de actividades en las que nunca pensé antes de los cierres.


Creo que es un regalo sorprendente reconocer las cosas más básicas que damos por dado antes de la pandemia ahora requiere un pensamiento real. Eso realmente me hizo pensar en todas las otras cosas que tomamos por dado y ciertamente trajo la gratitud a la vanguardia de mi mente.


Fue un día maravilloso. Me di cuenta de todo lo relacionado con mi viaje a Long Beach. La temperatura era perfecta, alrededor de 75 grados. El cielo era azul con nubes blancas y la playa era largos tramos de arena blanca reluciente, hasta donde alcanzaba la vista. El océano, que tampoco he visto desde hace más de un año, era brillante y hermosa.


Por supuesto, nada de eso se compara con abrazar a mi hija y a mis nietos después de esta sequía de tiempo en familia. ¿Había comenzado a tomar por dado los abrazos en los viejos tiempos? Los niños habían crecido muchos centímetros desde la última vez que los vi y me sentí con aliviado después de los primeros minutos de darme cuenta de que a pesar de que eran más altos, todavía eran iguales. Mis amados nietos, divertidos y sorprendentes. Y sentarme a comer con mi hija fue de nuevo una experiencia muy consciente, notando su rostro, sus gestos, los detalles de nuestro entorno. Qué anteriormente era una experiencia de rutina, siempre agradable, pero una que probablemente había tomado algo por dado fue en cambio una experiencia completamente nueva, que es cuando la mente se ilumina.


Existe un mito sobre la atención plena que está bastante extendido y es que la atención plena significa relajarse y distraerse. Pero lo contrario es cierto. La atención plena se trata de despertar los detalles de la vida, para darse cuenta de lo que está sucediendo por dentro y por fuera. Se trata de romper con nuestro patrones habituales y notando la verdadera belleza en los detalles de la vida. La atención plena y meditación brindan la posibilidad de lo que se llama la mente de un principiante.


Piense en la primera vez que hizo algo. Montó en bicicleta, vio un océano, voló en un avión. Usted puso atención a las vistas, sonidos, olores, personas y sentimientos. Experimentó completamente la experiencia. Luego, dado que nuestros cerebros son bastante eficientes, comenzaron a dividir estas actividades en rutinas habituales para que no tengamos que desperdiciar el poder del cerebro pensando en ellas.


Desafortunadamente, eso hace que perdamos la maravilla y el asombro por estas experiencias y lo hacemos ellos de forma completamente rutinaria, sin notar más esas imágenes, sonidos, olores, personas y sentimientos, a menos que sean irritantes de alguna manera.


La mente del principiante normalmente requiere un esfuerzo concertado para volver a lograrlo. Pero resurgiendo de un año de encierre lo hace fácil porque todo se siente nuevo otra vez, por lo que esta es una oportunidad fantástica para concentrarnos a lo que se siente al volver a prestar atención. Para experimentar la mente de un principiante, yo tengo una larga lista de actividades para disfrutar a través de ese estado que tengo por delante. Ir al cine, el centro comercial, museos, conciertos, a cenar con amigos, parques de atracciones con los niños, una caminata en el montañas, tal vez incluso un viaje a algún lugar en avión. ¡Qué regalo tan asombroso!


Si no ha estado encerrado durante el último año, aún puede lograr la mente de principiante si establece una intención de prestar atención. Puede hacer esto con cualquier actividad. La meditación ayuda a fortalecer nuestra capacidad para mantener nuestro enfoque, por lo que puede considerar meditar antes de intentar esto.


El proceso es sencillo. Elija una actividad que normalmente hace por hábito. Pueda ser conducir su auto, archivar papeles, comer o cualquier otra actividad que pueda realizar sin pensarlo realmente. Esta vez, preste atención a cada detalle. ¿Qué puede notar a su alrededor? Mire realmente cada detalle de lo que pueda ver. A medida que realiza la actividad, observe sus sensaciones. ¿Cómo se siente, que huele, a que sabe?


Otra forma de practicar la mente de principiante es hacer algo que nunca antes había hecho o ir a un lugar donde nunca ha estado. Mientras lo hace, observe cuánto más nota. Eso esta en el darse cuenta de que desarrollamos nuestros músculos de la atención plena.


He ido en Disneylandia muchas, muchas veces. Todavía recuerdo la primera vez que lleve a mis pequeños niños a Disneylandia y lo mágico que era. Para la vigésima vez que lo visité a lo largo de los años, en su mayoría noté aspectos negativos: las multitudes, las largas colas, el calor y los gastos. Entonces me llevé a mis nietos por primera vez y de repente volvió a ser mágico. Fue pura alegría mirar sus asombros por todo. Pude compartir su mente de principiante y fue absolutamente encantador. No tiene que ir a Disneylandia para experimentar esto, pero si está luchando con lograr la mente de principiante, intente observar algo como si fuera un niño. Un colibrí alimentándose de una flor, un árbol meciéndose con el viento, un restaurante bullicioso, una comida con la familia.


El concepto de la mente de un principiante es el desarrollo de una mentalidad que está dispuesta a ver todo como si fuera la primera vez. Es ver el mundo como si tuviéramos ojos y mentalidad de un niño, sin prejuicios, opiniones o juicios predispuestos. La vida es increíble cuando realmente prestamos atención con una nueva perspectiva, así que dedique algo de tiempo esta semana para experimentar y experimente la vida a través de la mente de un principiante. No solo hace nuestras experiencias más ricas, pero probablemente encontrará que tiene más alegría y motivación a medida que avanza sus días.


Hasta la proxima vez. Podemos vivir una vida mejor y crear un mundo mejor. Todo lo que se necesita para comenzar es un momento en atención plena.

0 views0 comments

Recent Posts

See All